Moody’s y la calificación cuántica


Estaba viendo el otro día un capítulo de esa destornillante serie que es “The Big Bang Theory” en la que se enfrenta a cuatro ‘especímenes’ del género físicos con una chica ‘normal’ que les llega como vecina. En uno de estos Sheldon (el mega-genio y físico teórico) le intenta explicar la paradoja del gato de Schrödinger:

Y otra con un gato de verdad de un documental en la 2:

¿Y por qué hablo ahora del Gato de Schrödinger? Pues bien, esta mañana venía escuchando en la radio que Moodys ha vuelto a bajar la calificación de la deuda por estos lares. Y llevamos oyendo noticias similares a lo largo de los últimos dos años. Y se me ha ocurrido mezclar conceptos, porque ¿qué hay de malo en pensar? La gente lo hace cuando quiere.

Uno de los resultados básicos de la física cuántica y en el que se basa el experimento (teórico por favor!!, dejad tranquilo al gato de la vecina) es: no puedo saber las consecuencias o el resultado de un experimento sin influir en él. O dicho de otro modo: el acto de observar o interactuar con el experimento para conocer su resultado nos dice a que situación se ha llegado pero NADA sobre el estado anterior, ya que el resultado ha sido ‘modificado’ por la propia medición.

No es mi intención ponerme a hablar aquí de estados o saltos cuánticos ni de ondas de probabilidad. Mi intención es hablar de Moody’s, Standard and Poor’s o Fitch, las temidas y esperadas agencias de calificación de riesgos. Y mi conocimiento de la economía y las finanzas está bastante lejos del de la física cuántica (ya bastante olvidada por cierto). En fin continúo.

El papel que juegan estas agencias en la economía mundial se ha convertido en una especie de gurús intocables (quizás lo haya sido siempre y los legos en la materia no lo hayamos sabido hasta estos dos últimos años). Me explico: sus decisiones indican en que países o regiones es interesante invertir y en cuales no. Y TODO el mundo sigue sus consejos, por lo que estos se convierten en dogmas de fe. Y las decisiones hacen que el mundo se mueva al ritmo que tocan.

Las agencias son observadores, pero se han convertido en un observador que está continuamente abriendo la caja y viendo si el gato todavía vive o ya ha muerto. Y publicándolo a los cuatros vientos. Con lo que modifican de manera vital el estado del gato. Obviamente el gato son los famosos mercados, esa palabra que antes significaba un puesto de verduras o pescado y ahora significa si voy a llegar a final de mes o no.

Estas agencias no se comportan como simples observadores, no se limitan a tomar los datos del entorno de los mercados, sino que a partir de ellos REGULAN el mercado. Y destaco la palabra regulación porque es falsa la teoría neoliberal basada en la perfección de los mercados autoregulados, sin injerencias externas. Esta política ha hecho que desde finales de los 80, la mayoría de los estados hayan suprimido casi cualquier normativa dirigida a ellos e incluso han regulado el blindaje de la no interferencia sobre ellos. ¿Entonces qué pasa con las agencias?

Las agencias NO forman parte del experimento, no son el mercado. Se dedican a observarlo y evaluarlo. Pero en ausencia de otras medidas reguladoras, esta evaluación se ha convertido en el máximo exponente de la regulación de los mercados, por lo que si alguien creyese en la teoría neoliberal (por desgracia, la mayor parte de nuestros políticos y los de nuestro entorno) debería salir a gritar: ELIMINEMOS LAS AGENCIAS DE CALIFICACIÓN DE RIESGOS, porque se han convertido en un regulador mucho más fiero y sangrante que cualquier política que pretendiese hacer cualquier gobierno.

Yo de todos modos, no creo en que los mercados se autoregulen, con agencias o sin ellas. Seguramente (no conozco la fundamentación teórica) esté basada en conceptos bastante asentados y coherentes. Pero al igual que la mecánica cuántica, las teorías suelen basarse en modelos que simulan la realidad. La simulan, NO son la realidad. Y seguro que sí, tendremos una teoría sobre una economía en la que las empresas buscan maximizar sus beneficios y disminuir riesgos y un largo etcétera que se me escapa (y que en su mayoría me asquea, pero eso no viene a este caso). Y seguro que con esas premisas se llegará a la máxima eficiencia con la autoregulación. Pero niños y niñas, damas y caballeros, les sorprenderá oír esto: los mercados no son unos programas de ordenador puestos por ahí y que funcionan autónomamente. No. LOS MERCADOS SON PERSONAS. Personas que se dedican a dirigir empresas, asesorar a millonarios sobre dónde poner su dinero o a guardar sus ahorrillos de toda una vida trabajando a destajo. Y, lamentablemente, no todas las personas tienen la misma definición de beneficios, los intereses pueden ir desde meter más dinero en su bolsillo hasta joder las cuentas de este que me cae mal o, bienaventurados si los hubiese, hacer que el caiga más dinero en global aunque a mí me toque menos. Y todo esto hace que sea IMPOSIBLE que los MERCADOS se AUTOREGULEN.

En definitiva:

  1. Los mercados no se pueden autoregular porque el entorno es imposible de conocer en su totalidad y no se pueden aplicar las mismas reglas en España, China o Mozambique (pero ni siquiera en Madrid, Vigo o Aldeanueva de Barbarroya).
  2. Han desaparecido todas las regulaciones públicas de los mercados y se han quedado las agencias de calificación de riesgos como únicos y verdaderos, todopoderosos reguladores.
  3. Cada vez que Moody’s abre la caja, ¿alguien duda de que ya sabrá de antemano como está el gato? Efectivamente, como ella quiera.

Así que, hagámonos un favor. Digamos a todos los gobiernos que se deshagan de todas estas agencias. Si el mercado es global que hagan valoraciones globales. Pero si van a hablar de regiones o países, debería ser en esas regiones o países donde se hagan las medidas y las valoraciones, porque no se pueden hacer, con los mismos valores, las mismas predicciones en el Reino de Estados Unidos que en la República de España.

Notas Finales
Para la Academia Sueca: acaban de otorgar el Nobel de Física este año. Por favor, tengan en cuenta a estas agencias para el premio del año próximo por su impagable participación en este experimento que derriba los cimientos de toda la física cuántica: sí se puede saber si el gato está vivo o muerto, ellos lo deciden.
Para los gobiernos del mundo y en especial para el que salga de este país el 20N (que manda cojones la fecha cada vez que la oigo): establezcan ya un concordato con estas agencias, porque son lo más parecido a Dios que hay en este mundo terrenal. ¿Son tres dioses? ¿O son uno y trino, la santísima trinidad de los mercados?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Opinion y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Moody’s y la calificación cuántica

  1. Pedro dijo:

    Un apunte, la versión más liberal de la economía tiene toda la razón… se autorregula sola. Un sistema que se basa en que “el que pueda, que pueda y el que no que se joda”, se regula estupendamente. El darwinismo social es lo más sostenible del mundo. De hecho se le atribuye a Hayek hablando del hambre en Etiopía:

    “Me opongo absolutamente (a las ayudas). No debemos asumir tareas que no nos corresponden. Debe operar la regulación natural”…”si desde el exterior usted subvenciona la expansión de la población, de una población que es incapaz de alimentarse a sí misma, usted contrae la responsabilidad permanente de mantener vivas a millones de personas en el mundo, que no podemos mantener vivas. Por lo tanto, me temo que debemos confiar en el control tradicional del aumento demográfico”

    Así la cosa se autorregula que no veas.

  2. Pingback: De cuentas y cuentos | No me jodas que me incomodas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s