Sr. Carrillo, Juan Carlos y Espe


Así voy a titular esta entrada. Cada uno como se merece.
El primero, un señor.
El segundo, un monigote que no debería sacar la cabeza de debajo del ala, para que no se le vea.
La tercera, no me merece ningún respeto.

Este comienzo de semana ha tenido tres noticias directamente ligadas con personas y muy unidas a la política. Una política a la que habría que dar mucha más importancia, de modo que los que la hacen estuvieran siempre ‘controlados’. Pero me desvío del tema. Sólo una líneas en orden cronológico.

Esperanza Aguirre
La dimisión de Esperanza Aguirre, condesa consorte de nosequé y ¿¿Grande de España??. Aunque si ves la lista de los Grandes de España, ¿cómo nos sorprendemos de la situación de este país y de su imagen fuera de la piel de toro? Salvo excepciones de los últimos años, donde se cuela algún artista o catedrático universitario, la lista está plagada de nombres que en los años en que España fue potencia mundial, prestaron un gran servicio a la corona (porque al pueblo, ya sabemos como dejaron el país después)…
Y me vuelvo a desviar. La Espe se ha ido, esperemos definitivamente, de la política. Parece que vuelve a su labor de ‘funcionaria’ en el Instituto de Turismo de España. Porque este personaje no ha hecho otra cosa en los últimos tiempos que denigrar el trabajo de los funcionarios. ¿Será que vuelve para dar ejemplo de cómo hay que trabajar? Todavía no sé cuál será su puesto, pero seguro que es uno de esos de libre designación. De esos que la plaza no se saca por méritos sino de los que te nombran por ‘confianza’. Y ya ha dicho el ministro Soria ‘que es un lujazo tenerla’.
Y también espero que cumpla como los demás funcionarios. Que fiche y se controle su asistencia al trabajo, que cumpla con los objetivos y tareas que se le impongan, que no se le suba el sueldo ningún año y se le baje uno sí y otro también, que no cobre completas, y nada los tres primeros días, cuando se dé de baja. Que cuando se jubile su cotización sea con las bases de este último puesto y no de los anteriores. Y etcétera, etcétera. Todo eso espero (wish que dirían los ingleses) pero no espero (wait for que dirían los idems), porque irá a un puesto de dedo, pero irá con cargo político (directora general para arriba) o con uno de los famosos contratos de alta dirección. Irá con unas condiciones iguales o mejores que en la mejor empresa privada, pero cargada con los impuestos de todos. Y luego los malos son los funcionarios.
Sinceramente no la deseo lo mejor. Porque lo mejor para ella es malísimo para el resto de nosotros.

Juan Carlos de Borbón
Me niego a darle un tratamiento especial a este personaje. Lo siento, no puedo con él.
Y no me refiero a su condición de heredero directo de Franco, ni de monigote manejado por los círculos de poder de este país desde los años del franquismo.
No. Me refiero a su condición de despota con sonrisa para todos y palo en cuanto te das la vuelta. Es impresentable que un hombre como este ostente la representación del Estado. El pueblo, que es quién tiene el poder, sólo elige a parlamentarios. Y una vez, hace casi 34 años, votó (cuando todavía no tenía el poder) que estuviera como representante. En la misma votación en la que el pueblo se quedó con el poder. Suena enrevesado, pero eso es una votación constitucional. Y es curioso que en esa norma, se blindase a la monarquía, pero no a la organización del estado o a las instituciones económicas (como vimos muy a nuestro pesar con la reforma constitucional del verano de 2011).
Este personaje que manda callar a un jefe de estado en un foro internacional, se va de cacería de animales protegidos y sigue distribuyendo títulos nobiliarios como forma de reconocimiento de la ayuda a la corona. Sí, alguien como este, en la mañana de ayer, después de salir de la inauguración del año judicial, no se le ocurre otra cosa que publicar una carta donde se nos pide no perseguir quimeras, trabajar juntos y ¡¡en la misma dirección!! Después de esa desfachatez y caradura, y me importa poco quién le escribiera la carta, la firma y asume él en persona. Después de eso, digo, planteo algunas preguntas al aire: ¿Cuál es la dirección en la que el pueblo quiere remar? Desde luego, los que llevan el timón ni lo saben ni les importa. ¿Se han planteado convocar elecciones con todas las medidas en los programas políticos? ¿Se han planteado siquiera un referendum, más manipulable para ellos? Ni siquiera a eso se atreven. ¿Por qué? Porque no se sienten legitimados. Como no se siente Juan Carlos, más que por su círculo de poder que controla este país. ¿Perseguir quimeras? Considero que SÍ se deben perseguir quimeras. Creo que es lo único que se puede hacer en estos momentos. De hecho, creo que es lo que se DEBE hacer ahora. Perseguir quimeras es lo que siempre ha movido al mundo. Los investigadores se dedican a perseguir quimeras, cualquier cambio social viene iniciado por un grupo de personas que persiguen quimeras. Y sí, son unos bichos muy feos y peligrosos, pero los titanes cayeron y los cambios se producen.

Quimera

Quimera

Así que, Juan Carlos, no nos pidas a los españoles que no persigamos a los monstruos que nos destrozan la vida y destruyen el futuro de nuestros hijos. Porque seguiremos haciéndolo. Tú no sabes lo que es dudar de si tendrás suficiente para pagar la escuela de tus hijos o nietos, ni retrasarás una revisión médica porque ahora te encuentras bien, ni dudarás sobre qué abogado contratar para reclamar tus derechos. Juan Carlos, no tienes ni idea de lo que es remar juntos con más de 20 ó 30 personas. Remar juntos no es remar donde dice el timonel, es ir donde quieren los remeros.
Si quieres hacer algo bueno por este país, vete al Parlamento, presenta tu abdicación y consigue que lo haga toda tu familia. Y propón eliminar el título II de la constitución. Tú ya sabes cual es.

Santiago Carrillo
Descansa en paz. La paz que no has tenido en toda tu vida, salvo quizás estos últimos años.
Has vivido una guerra, un exilio y una restauración. Eso da para tener muchas luces y sombras a lo largo de tu vida. La mayoría te recordarán por lo que hiciste en la guerra o en la restauración. Pero la mayor parte de tu vida fue, lamentablemente en el exilio. Luchando porque tus ideas y las de los que pensaban de manera parecida a la tuya se pudieran escuchar. Porque en este país, ciego y sordo durante 40 años, se escuchasen otras voces.
Yo sólo tenía 6 años en el 77. Aprendí a leer con cuentos y tebeos como otros niños de mi generación, pero también recuerdo en casa la revista Mundo Obrero, estar en las primeras fiestas del PCE en Madrid y jugar con mis amigos en la primera Asociación de Vecinos de Alcobendas, en los tiempos en los que las asociaciones de vecinos no recibían subvenciones del ayuntamiento. Tú ya sabes a que me refiero.
No se hizo la mejor transición para el pueblo, pero es posible que fuese la mejor posible en aquellos momentos. De mis recuerdos lo más duro fue el desmembramiento de la izquierda que no pudo sobrevivir al auge del PSOE de González. A día de hoy la unidad de toda esa izquierda desmembrada es una de las ‘quimeras’ que deberíamos perseguir. Otra es que los sindicalistas dejen de ser tan pragmáticos y reanuden la lucha obrera de los años 70 y 80.
Podía poner el réquiem de Mozart que me encanta y que seguro que a ti también te gustaría. Pero creo que hoy el cuerpo me pide más ponerte este otro:

Esta tarde haré lo posible por pasarme por la capilla ardiente de Carrillo. Que nadie me espere en la de Espe y Juan Carlos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Opinion y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Sr. Carrillo, Juan Carlos y Espe

  1. Abraham dijo:

    Maravillosa ilustración de tres personajes públicos que ilustran en sí las tres tendencias actuales de la política española: los trepas, los calzonazos y los valientes. Estos últimos, ni falta hace que lo diga, son por desgracia los más escasos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s