El blog y yo


Hola a todos los que me estáis viendo, que espero que seáis muchos: papá, mamá, mi hermanito, los del curre y alguno más.

Quién soy: físico de formación, informático de profesión, relacionado siempre con el mundo universitario y, sobre todo, sabio de vocación desde niño. Sabio en el sentido clásico: me gusta saber de todo y atrapar todo tipo de conocimiento: desde los aspectos profesionales de la informática y la investigación hasta mis aficiones como pre-escritor, videojugador, dibujante o lector empedernido. Y por supuesto pasando por todos los aspectos del día a día: política, economía, deportes, relaciones sociales. Y sin olvidar la historia, matemáticas, arte, tecnología y un etcétera tan largo como el cerebro de cada uno abarque.

Qué encontrarás aquí: pues la verdad es que no lo sé. Pretendo dejar ideas sobre temas que me interesen, quizás enlaces a noticias de actualidad. Ya se irá viendo. Lo que si que tengo claro es que quisiera que fueran temas para comentar, para debatir. Temas en los que se pueda hacer un debate con posturas enfrentadas. Quizás hasta haciendo de abogado del diablo si con ello se consiguen remover conciencias.

Por qué este blog: sinceramente, porque me apetecía. Porque hace una semana he salido de un seminario donde me he lavado el cerebro. No es que haya cambiado mi concepción del mundo ni nada por el estilo, pero sí me he dado cuenta de que podemos hacer mucho más de lo que hacemos. No pretendo convencer a nadie de ninguna idea ni convencerme de lo que se publique en el blog. Sí pretendo conseguir aprender a pensar, a debatir, a defender una postura, a dudar, a saber cuándo no se tiene toda la razón (siempre) y aprender que nunca uno está completamente equivocado. En fin, a saber que no existe el concepto de verdad y mentira, sino que estos son relativos y se mezclan entre ellos, como el tiempo y el espacio en la teoría de la relatividad, como la luz y la materia en la física cuántica.

Metodología: intentaré hacer un ejercicio de escritura nuevo en el blog con una periodicidad de una semana más o menos. Siento no poder comprometerme a más y pido perdón con adelanto por las veces en que se superara ese tiempo. Me gustaría, la utopía es innata en mí, la he mamado desde la cuna, que el blog se alimentara más a partir de vuestros comentarios que de mis notas. También intentaré responder a aquellos comentarios que crea que aportan algo o que den ocasión de un mayor debate. No pienso censurar ningún comentario, salvo que se trate claramente de spam. Si os pido que por respeto a todos, mantengamos un tono adecuado, aunque por supuesto no quiero evitar las discusiones acaloradas, más bien me gustaría ver muchas. Por cierto, en este blog no se vende nada, todo es gratis y sólo se trafica con el conocimiento. Incluir todos los enlaces y referencias que queráis de otras páginas pero os pediría que aporten algo a la limpieza de nuestros cerebros. Fotos, videos y demás colgarlos en Flickr, Youtube o similares que están para eso.

Vosotros: si alguno de vosotros además de comentar quiere aportar ideas nuevas o abrir nuevas debates que se sienta libre de decírmelo y añado colaboradores al blog. Nada me haría más feliz que tener que pasar a la versión de pago del blog por que tenga muchos editores.

Una última frase: como veis todo está en condicional y futuro, ojalá se cumpla alguna de mis expectativas y este blog salga adelante.

Una última palabra: gracias.

7 respuestas a El blog y yo

  1. Pingback: Presentación | Cómo lavarse el cerebro uno mismo

  2. lunamar dijo:

    Me parece muy interesante y un tengo que darte la enhorabuena por este blog que se inicia. Su andadura dependerá especialmente de las propuestas que tú mismo hagas a aquellos que te leemos, no esperes mucho de los que estamos aquí, si tu debate capta nuestra atención nos pondremos manos a la obra., si por el contrario nos resulta aburrido se quedará tan sólo en un proyecto.¿ qué nos propones? Gtracias por recomendarme la película ” Gordos” no he terminado de verla pero prometo hacerlo,me parece que tiene un buen fondo psicológico.

  3. Pablo Martín dijo:

    Mucha suerte con el blog, espero que se monten muchas discusiones acaloradas (reconozco que me encantan, siempre en un entorno de respeto). Empecemos a discutir, yo creo que sí existen la verdad y la mentira como conceptos. De hecho, cualquier afirmación se puede calificar como verdadera o falsa (por ejemplo, es mentira que naciste en Barcelona, y es verdad que actualmente pesas más de 60 kg). Los juicios son harina de otro costal: podrán ser fundados o infundados, pero nadie se puede atrever a decir que posee la verdad cuando lo que expone es un juicio o una opinión (por ejemplo, yo opino que juegas muy bien al ajedrez… pero quizás José Raul Capablanca sólo te calificaría como un jugador normalito)… Lo importante es que sepamos diferenciar las afirmaciones de los juicios cuando debatimos.
    En fin, vaya chorradas que escribo…

    • lunamar dijo:

      Creo que lo que dices no es ninguan chorrada, más bien al contrario, me parece muy interesante. Dime, que podríamos decir de de la moral, de los juicios morales ¿ verdaderos o falsos? ¿ qué podemos decir de los valores aprendidos desde la infancia? ¿ veradedros o falsos? Es, aparentemente fáicl enjuiciar o valorar un hecho objetivo, como jugar bien al fútbol, mal o regular, dependiendo de con quién se compare o el punto que tomemos de referencia pero¿ podrías dar alguna, ni totalmente veradadera ni totalmente falsa, respuesta a mis preguntas? el debate queda abierto.

      • Pablo Martín dijo:

        En mi opinión, tanto la moral -entendida como ciencia que trata de las acciones humanas en orden a su bondad o maldad- como los juicios morales no se deberían calificar como verdaderos o falsos, porque son juicios, opiniones que pueden variar entre diferentes personas, culturas, sociedades, épocas… Yo entiendo que una verdad debe ser algo persistente, que no dependa de estos factores…
        Por otro lado, el concepto de verdad parece que no está muy claro incluso entre los estudiosos del tema. ¿Qué entiendes tu por verdad? ¿Qué es la verdad a tu juicio?

  4. José Luis dijo:

    Estoy contigo en que no hay confundir los juicios con la verdad. El problema es que plantear la verdad como algo tan absoluto, algo como tú dices, persistente, sólo lleva a una consecuencia: la verdad no existe.
    Porque ¿existe algo totalmente inmutable en la sociedad, en el tiempo? Yo creo que no. Y eso es lo bueno de la vida. Las cosas cambian.
    Pero tampoco creo que haya que buscar la verdad absoluta. Si no, podríamos llegar al extremo de decir que no existe nada, si nada es verdad, todo es falso, o a lo mejor un continuo de matices entre la falsedad y la verdad. ¿Vivimos en un sueño?
    Creo que ya se me está yendo la olla. Lo que quiero decir es que no se puede hablar de modo tan absoluto de verdad, sino que al igual que las relaciones humanas o sociales se enmarcan en un contexto determinado la búsqueda de la verdad también debe enmarcarse. Si no será una búsqueda inútil. Como bien dices, ¿la verdad para quién? para el campesino de Chiapas o el gobernador del estado de California. ¿La verdad cuándo? En el año 1500 a.c, en la edad Media, hace 100 años, ahora o dentro de un par de decadas. ¿La verdad dónde? En el desierto del Gobi, la selva amazónica, la ciudad de Tokio o la estación espacial Mir.
    Todo eso es la verdad: algo que una persona o un grupo de personas o una sociedad contextualiza como cierto. Existe la verdad relativa (y sigue siendo verdad) pero no la absoluta. Si buscamos esta sólo encontraremos una larga gradación de grises.
    ¿Es verdad que tengo un hermano? Todo apunta a que sí. Pero quien dice que dentro de mil años el concepto de hermano cambie y no haga referencia a los hijos nacidos de los mismos padres. De hecho en determinadas sectas o en congregaciones religiosas cerradas (que viene a ser lo mismo en muchos aspectos) un hermano es tu compañero en la oración y tienes que romper con todo vínculo externo. Por ello si yo entrara en una secta de esas (por dios no lo haré!!!) ¿seguiría siendo verdad que tengo un hermano? Quizás sí para la sociedad, pero no para mí.
    Un abrazo para él desde aquí.

  5. lunamar dijo:

    Creo que tu hermano siempre será tu hermano, otra cosa bien distinta es lo que se entiende por tal, quiero decir, si debe existir un vínculo sanguineo u otro tipo de vínculo como el que apuntáis, religioso,d e pertenencia a unamisma comunidad. En cuanto al vínculo sanguineo es el aceptado en nuestra socieddad occidental. Desde este punto de vista estés donde estés, la verdad, relativa claro, es qeu tienes un hermano. ¡ jajaja!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s